NUESTRA HISTORIA

El hiperinsulinismo congénito se cruzó en mi camino en 2011.

Llegó de la mano de mi primera hija: Paula.

A las pocas horas de convertirme en mamá, mi mundo cambió por completo y se llenó de controles de azúcar,  sondas, vías, medicamentos por un tubo…

Y finalmente las dichosas palabras: «hiperinsulinismo congénito».

“Fue una temporada extraña, llena de nerviosismo, un verdadero caos en el que sentimientos opuestos, pensamientos, sospechas, esperanzas, alegrías y sufrimientos se arremolinaban en un torbellino”

-Iván Turgueniev-

Las hipoglucemias son malas, muy malas

Nuestro cuerpo depende de un suministro constante de energía para poder funcionar correctamente. Por eso, si fallan cosas: tienes un problema.

El órgano que más energía consume es el cerebro, por eso la «falta de azúcar» provoca síntomas neurológicos. De hecho, puede causar daños permanentes.

Como mamá HI, es lo primero que me hubiera gustado saber…

TE PUEDE INTERESAR

Fundas de glucómetro divertidas y originales, pulseras de alerta médica, fundas para bomba de insulina, libros…

¡Seguro que hay algo para ti!

Algún defecto en el mecanismo de secreción de la insulina...

El hiperinsulinismo congénito puede tener muchas causas pero todas tienen en común que «algo falla» en la manera como tendría que segregarse la insulina…

Para suplir estos fallos existen algunos medicamentos, pero en muchos de los niños con HI no funcionan o tienen una respuesta pobre. 

Y eso, ¡dificulta mucho el manejo en casa!

¿TE INTERESA?

ÚNETE A LA LISTA

¡¡Y no te pierdas ni una!!

“El éxito es la suma de pequeños esfuerzos,
que se hacen día tras día”

-Robert Collier-

La importancia de la alimentación

Los alimentos que tomamos no nos influyen igual en las glucemias… Unos nos elevan el azúcar en sangre más rápido que otros.

Por eso, cuando tienes un hijo que tiene problemas para regular la glucosa disponible en sangre ¡es importante seguir unas buenas pautas de alimentación!

TE PUEDE INTERESAR

Nadie quiere cruzarse con una enfermedad en su vida, y mucho menos si se trata de la de un hijo. Sin embargo, hay veces en las que las tormentas dan paso a días radiantes.

Esta es la historia de nuestro propio camino hacia la felicidad.

¿Quieres decirme algo?

Estaré encantada de que contactes conmigo 🙂